Las piscinas municipales de Los Molinos no abrirán este verano

piscinasMunicipales

El Ayuntamiento de Los Molinos ha decidido no abrir las piscinas municipales este verano a causa del coronavirus, ya que es uno de los espacios más concurridos del municipio durante los meses de verano, punto de encuentro de vecinos de todas las edades y visitantes llegados desde distintos lugares y estas bondades son las que en estos momentos convierten a la piscina en un potencial foco de contagio, debiéndose extremar en ella las medidas de higiene y seguridad.

Las piscinas son un espacio de esparcimiento, relajación y convivencia, cuestiones que técnicamente no se pueden garantizar ante el cumplimiento de las normas establecidas dentro de los protocolos sanitarios a cumplir para poder abrirla.

Una de las nuevas medidas que imposibilitan la apertura, es el distanciamiento social en las zonas de baños y césped (1,5 metros), la prohibición de poner en marcha actividades recreativas en los diferentes espacios, la obligatoriedad de que los niños menores de 14 años permanezcan dentro del espacio ocupado por la unidad familiar y el aforo limitado al 50% lo que supondría que solo podrían acceder 60 personas. Asimismo el elevado coste de las nuevas circunstancias higiénicas sanitarias también imposibilita la apertura de este servicio municipal; sería necesario contratar al menos a tres personas para vigilar las zonas de césped y realizar las tareas de desinfección.

La decisión de la no apertura no deriva de un mero problema económico, y como tal salvable, sino que es debido a que se entiende que la aplicación del protocolo de actuación supone la quiebra de la esencia del propio servicio, sin que ello, a pesar de tanto esfuerzo, ofrezca a nuestros vecinos las garantías sanitarias necesarias en estos momentos de preocupación social.

Este cierre se dictamina con la esperanza de que, una vez superada esta terrible pandemia, se pueda volver a ofrecer este servicio en óptimas condiciones que aseguren el bienestar y la seguridad de todos los vecinos y visitantes. Por este motivo se realizarán obras en la instalación deportiva, estas obras se realizarán en dos fases por un lado el arreglo del vaso grande y el suelo perimetral, así como la colocación de una nueva depuradora para dicha piscina. Por otro lado también se acometerán obras en el edificio existentes, para la adecuación de los vestuarios y aseos, así como la adecuación de la planta superior.

Entendemos que esta decisión, difícil de tomar, no gustara a todos los vecinos, pero hemos decidido anteponer por encima de cualquier otra cosa la salud de nuestros vecinos y visitantes. La aplicación de las duras condiciones, a la vez que necesarias, resultan incompatibles con la naturaleza del propio servicio dado que las piscinas si por algo se caracterizan son por su ambiente de juego, diversión, relajación y convivencia.