Los Molinos sustituye todo su alumbrado público por luces led y renueva sus centros de mando

El Ayuntamiento de Los Molinos inició el pasado mes de marzo la sustitución de cerca de 2000 luminarias por tecnología LED, y la renovación de los cuadros de mando del alumbrado público, incluyendo la tele gestión en los mismos.

La inversión prevista es de 725.000 €, de los que el 90,9091 % irán a cargo del Programa PIR de la Comunidad de Madrid y el 9,0909 % restante correrán por cuenta del Ayuntamiento.

En la actualidad el 80 % del municipio ya está disfrutando del nuevo alumbrado cuyo trabajo está previsto que finalice en el plazo de dos semanas por lo que, a mediados del mes de mayo, todo municipio disfrutará del nuevo sistema de alumbrado público.

De esta manera, se sustituye un alumbrado ya obsoleto por una iluminación más sostenible, moderna, eficiente, inteligente y de futuro que será menos contaminante y con menor coste para el municipio. Estos trabajos van a situar a Los Molinos a la vanguardia en la gestión del alumbrado público y van a permitir mejorar la calidad de una iluminación que disfrutarán los vecinos, además de incrementar la seguridad y eliminar por completo la contaminación lumínica de todo el municipio.

Todo ello contribuye a una sustantiva reducción en la factura del alumbrado público y a que los costes económicos de su mantenimiento también se vean disminuidos. La vida útil de esta
tecnología es mucho mayor y cuenta con un período de garantía de diez años.

La iluminación va a ser gobernada y dirigida por la tele gestión y control desde los centros de mando y con los requerimientos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Dentro de estos trabajos también se está realizando la renovación de 30 centros de mando del alumbrado público según la normativa vigente y la instalación en todos ellos del sistema de tele gestión.

El proceso de adaptación de los ciudadanos a la nueva iluminación exterior no es inmediato, el ojo humano necesita de 2 a 6 días para acostumbrarse. La razón es el efecto boscópico. Y es que la tecnología LED no dispersa la luz como si lo hacen las luminarias actuales. Las luminarias LED focalizan y concentran, con más lúmenes inclusive, la iluminación de los espacios. De ahí que, a primera instancia parezca que hay menos luz cuando en realidad, hay menos contaminación lumínica. Se trata de buscar un equilibrio entre visibilidad, consumo y salud como recomiendan la UE y el IDAE en el Reglamento de eficiencia energética en instalaciones de alumbrado exterior (RD 1890/2008).